fbpx

Plan Z

Plan Z

¿Cuál es el peor escenario que permitirías en tu vida actual si llegases a emprender y no sale tal como desearías? Esa pregunta se hizo Reid Hoffman, fundador de Linkedin, y su respuesta la configuró en lo que llamó el Plan Z.

 

Recuerdo la primera vez que decidí emprender. Era el 2017 y trabajaba en relación de dependencia hacía 2 años y medio. Tenía un buen trabajo, considerando mi edad y responsabilidades, pero el ambiente laboral dejaba mucho que desear.

Entre tantos seminarios, charlas y eventos a los que asistí bajo la intención de continuar mi formación académica, conocí a una persona con quien hasta el día de hoy mantengo contacto.

Se trataba de un programa de formación abocado a la asesoría y, en una de sus clases, habló del Plan Z. Su energía me contagió. Entendí que era una de esas personas que sumaba y quería mantener el contacto.

En ese momento, entre las decisiones a tomar, me pregunté cuál sería mi peor escenario que permitiría; es decir, al cual estaría dispuesto a llegar, en el peor de los casos, si mi idea emprendedora no funcionase tal como esperaba. Por supuesto que mis intenciones era poder vivir de mi emprendimiento bajo una calidad de vida mejor a la que estaba teniendo en ese momento.

Cuando me hice esa pregunta, noté que llegar a la quiebra económica y financiera no era una opción posible pues me movilizaría antes de que eso suceda. Entonces vi que mi Plan Z era salir a buscar trabajo, de nuevo, en relación de dependencia. No era algo tan intolerable.

Recuerdo haber proyectado el tiempo aproximado que tenía para hacer que mi emprendimiento comience a generar ingresos, y ese pensamiento trazó la fecha límite de mi prueba emprendedora y, por otro lado, el inicio de mi Plan Z.

En Mayo del 2017 renuncié a mi trabajo y en Diciembre, de ese mismo año, cobré mi primer sueldo.

Entender el concepto del Plan Z facilita la toma de decisión a la hora de dimensionar los posibles escenarios que vos permitirías en tu vida actual. Hay una parte en el emprender que no es controlable, pero hay otra que sí.

 

¿Cuál es tu Plan Z?

 

Te puede interesar leer «¿Producto en la mente o mente en el producto?»

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Premisa I

Las organizaciones que existen desde el pasado han tenido la necesidad, y obligación, de realizar ciertas transformaciones en pos de proteger el medio ambiente. Los emprendimientos que surjan en el presente y generen impacto positivo en el sistema vigente (sea sistema social, económico, cultural, político) posiblemente seguirán existiendo en un futuro.

Aquellas transformaciones y aquellos emprendimientos que generen impacto positivo, en el futuro seguirán estando. Si dicho impacto es masivo, entonces el sistema tenderá a la necesidad de transferir tales conocimientos que dan origen a aquellas transformaciones y aquellos emprendimientos; tal transferencia será mediante la educación. Por ende, el surgimiento

de transformaciones y emprendimientos que generen impacto positivo en el mundo, provocará que la educación se haga cargo de que tales acciones prevalezcan, se desarrollen, innoven y sigan siendo incorporadas por la sociedad.

Independientemente de la naturaleza, características y campo de acción de las organizaciones existentes o de los emprendimientos nacientes, los aspectos ambientales serán una perspectiva necesaria en todo futuro.

El siguiente libro plantea reflexiones y conceptos ligados a la sustentabilidad que pueden ser incorporados en todo tipo de emprendimiento u organización.

Rodrigo J. Martínez Goyena